Nuevamente El Vaticano: Impide avance en los temas de población
Crónica Azul, (Bolivia), No. 34, March-April, 1999

Nuevamente como hace cinco años, El Vaticano y países conservadores intentan revertir los acuerdos logrados en el terreno de población consensados por más de 180 países en el pasado Foro Internacional de La Haya, en el cual se revisaron los avances de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo celebrada en 1994 en El Cairo, Egipto.

Según informes, Argentina y Nicaragua son los defensores de los planteamiento y las enmiendas que El Vaticano tiene en cada párrafo del documento de recomendaciones que se elabora en estos días en Nueva York, en la reunión denominada Prep-Com, y a la cual asisten representantes de todos los estados miembros y de algunas organizaciones no gubernamentales (ONG).

Según informa la ONG nicaragüense Sí Mujer, la estrategia del Vaticano y sus aliados—entre los cuales se encuentran los países musulmanes—es revisar cada párrafo del documento de recomendaciones, para postergar las resoluciones e influir en las recomendaciones que el Prepcom debe elaborar.

Ejemplo de la ofensiva religiosa, está el anuncio hecho por el embajador argentino, quien aseguró que este 25 de marzo, el presidente Menem instaura el Día del Niño no Nato, aunque cabe recordar que este país tiene permitido el aborto en caso de peligro en la vida de la madre o por graves riesgos a su salud.

Por otra parte, México, El Salvador, Venezuela y Brasil, han intentado sostener los consensos previos a La Haya para evitar que la Santa Sede modifique el documento de recomendaciones que saldrá de este Prep-Com.

Estos países han colocado como tema prioritario la discusión de los recursos y han invitado a las y los representantes de las naciones a no discutir conceptos ya acordados en años pasados.

Tal vez el cambio más sorprendente en esta reunión, explica Sí Mujer, es el de la representación de Nicaragua, ya que apenas un mes atrás, durante la reunión de La Haya, este país mantuvo una posición respetuosa y de consenso sobre los acuerdos.

Sin embargo, explica, la ONG nicaragüense, el hecho de que en esta reunión asista como representante Elida de Solórzano, quien se ha caracterizado por su cercanía con el Vaticano y por el ministro de la Familia, Max Padilla, implica un retroceso en la postura de esta nación.

Los cambios de postura de Argentina y Nicaragua, llevó a las y los representantes de los países latinoamericanos y del Caribe a realizar una reunión para cerrar filas e impedir el avance de la posición conservadora de Argentina y Nicaragua.

En torno a esta reunión la organización internacional Católicas por el Derecho a Decidir, está impulsando una campaña que coloque al Vaticano como una instancia invitada ya que en sí mismo no forma un estado miembro de Naciones Unidas.